Comunicado ARETAUKA “Nosotros los indígenas de La Gran Sabana no somos terroristas”

La comunidad indígena Aretauka emitió un comunicado para denunciar los graves hechos de violación de derechos humanos contra las comunidades indígenas de La Gran Sabana, estado Bolívar, por parte de los cuerpos de seguridad del régimen. Asimismo, aseguran que los indígenas “no somos terroristas”.

A continuación el texto:

Ante todas las organizaciones internacionales y ante el mundo entero, nosotros los indígenas de La Gran Sabana; que actualmente estamos privados de libertad por un régimen que nos acusa de terroristas y conspiración política, queremos hacer del conocimiento a todos los medios de comunicación posibles, nacionales e internacionales, nuestra posición ante tales acusaciones, y así dejar constancia lo siguiente; en nuestra zona Gran Sabana desde muy temprana edad siempre hemos sido instruidos por nuestros padres y abuelos a cuidar y proteger  nuestro medio ambiente, igualmente hemos adquirido el conocimiento y la puesto en práctica de nuestras costumbres ancestrales, cultura, leyes, religión… Y así mismo se lo hacemos saber  a nuestros hijos para mantener intactos en el tiempo y por generaciones, como siempre ha sucedido, como comunidad indígena Pemón.

Tenemos nuestras leyes y por ellas nos regimos de igual manera respetamos el resto de las leyes existentes de nuestro país Venezuela y somos muy respetuosos al valor de los derechos humanos. También tenemos nuestros propios mecanismos de seguridad territorial, igualmente somos respetuosos y colaboradores con el resto de seguridad del Estado, tanto militar como policial. Por muchas generaciones nos hemos mantenido económicamente mediante la práctica de la agricultura, el turismo, artesanía, carpintería y la minería artesanal. Y por ello nos consideremos una comunidad indígena autosustentable sin ningún tipo de inclinación política ni partidista, no nos mantenemos indiferentes a los acontecimientos nacionales y así vemos como en los últimos años se han venido violando esas leyes, convenios y tratados nacionales e internacionales en el país, igualmente vemos como se han venido violando los derechos humanos por los cuerpos de seguridad del Estado, lo cual es algo que nunca pensamos que podía llegar a tener algún tipo de repercusión en nuestra comunidad indígena.

Pero llegó el día en que la tuvo y la sigue teniendo; de esta manera han sucedido diferentes acontecimientos que no nos dejan exentos de la crisis que ha venido afectando al país en los últimos años , y entonces vemos que varias  de nuestras comunidades han sido atacados por los cuerpos de seguridad del Estado, violando todo tipo de derechos humanos, hasta el punto de asesinar a nuestros hermanos indígenas, como de hecho paso en las comunidades  indígenas Canaima, Ikabarú y en nuestra propia comunidad de Kumarakapay, donde en ese caso nosotros mismos fuimos testigos de cómo funcionarios militares uniformados procedentes del batallón de infantería “Luepa” hicieron armas contra nuestra comunidad sin importar la presencia de los niños, mujeres y ancianos.

Como resultado de sus acciones armadas murieron tres hermanos de nuestra comunidad y 11 más resultaron heridos por disparos de fusil que aparte de provocar la pérdida irreparable de vidas también produjo un trauma psicológico en nuestros hijos y un Estado de terror e intimidación en nuestra comunidad, creando incertidumbre de lo que nuevamente pueda suceder mañana. Ahora nosotros los indígenas creyentes de la aplicación de las leyes del Estado, que castiguen a los culpables de estos casos de asesinato y violación de los derechos humanos, nos damos cuenta que los mismos no se aplican; por estos casos no hubo ni detenidos, ni culpables y ahora con lo ocurrido en el batallón de Luepa en el mes de diciembre del año pasado 2019, nosotros un grupo de indígenas fuimos detenidos ilegalmente y sin ninguna prueba contundente por los cuerpos de seguridad del Estado señalándonos como culpables  de lo acontecido en el referido batallón, acusándonos de terroristas y conspiradores políticos , conjuntamente con los 8 ciudadanos habitantes de la población Santa Elena de Uairén a quienes no conocemos, pero igual nos acusan con ellos de asociación para delinquir , nos mantienen privados de libertad en un recinto penitenciario, donde somos tratados como delincuentes, y nos vemos obligados a tratar de llevar una convivencia que nos es propia de nuestras costumbres indígenas, de esta manera queremos hacer saber mediante todos los medios de comunicación posible, que nosotros los indígenas no somos terroristas, ni conspiradores políticos y tampoco nos asociamos dentro, ni fuera de nuestra comunidad para realizar acciones que no sean de nuestro interés y en beneficios de nuestra comunidad , nos consideramos un pueblo indígena auto determinado por nuestras costumbres y tradiciones ancestrales. Igualmente queremos hacer llegar  este escrito a nuestros hermanos indígenas de las diferentes comunidades de La Gran Sabana, para que estén en cuenta de nuestra posición ante estos hechos de los cuales nos acusan, y para recordarles que nosotros como pueblo indígena nunca hemos sido injerencistas en las políticas de estado de los gobiernos de turno de nuestro país, , pero tampoco podemos, ni debemos permitir que este régimen de Estado sea injerencista en nuestros asuntos, porque entonces de esa manera nuestra autodeterminación de pueblo indígena marcada por nuestras leyes, costumbres y tradiciones ancestrales se acaba , para luego quedar nuestras comunidades indígenas determinadas por la injerencia de un régimen que actualmente viola nuestras leyes , valores, principios y derechos humanos y solo seremos los únicos culpables por permitir tales injerencias y humillaciones por no tener el valor debido como lo hicieron nuestros ancestros en la defensa de nuestra tierra y nuestra cultura, ese es el legado que siempre debemos mantener y permanecer en el transcurso de los años, como comunidades indígenas de nuestra etnia pemón.

Ya hemos sido víctima de homicidios por parte de este régimen y fueron hechos que quedaron impunes y ahora nosotros resultamos privados de libertad porque el mismo régimen nos considera terroristas, cosa que nos hace pensar y queremos que ustedes nuestros hermanos indígenas reflexionen al respecto de lo que significa que nos acusen de terroristas y nos referimos al simple hecho de tal acusación hacia nosotros, es un insulto  a la memoria de nuestros padres, abuelos y nuestros antepasados , porque como es bien sabido por nosotros, nuestros conocimientos de agricultura, artesanía, minería y todo lo que respecta a nuestra cultura son conocimientos herederos de generación en generación , en ese sentido nos preguntamos: ¿Acaso esas prácticas de terrorismo de las cuales nos acusan, también las heredamos de nuestros antepasados? Sabemos que no es así, pero de una u otra forma se nos debe encender el alma a nosotros los indígenas cuando este régimen insulta la memoria de nuestros antepasados con semejantes acusaciones contra nosotros. Entonces hermanos indígenas mantengamonos firmes en proteger nuestros valores, principios, cultura y tradiciones ancestrales.

Comisión Presidencial para el Arco Minero y Ambiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *