Deforestación, extractivismo y derrames de crudo causan irreparables daños medioambientales

Las motobombas y otros equipos utilizados para extraer el oro ilegalmente han afectado 3 mil 300 hectáreas de monumentos naturales y parques nacionales en sur de Venezuela, según la bióloga y ecologista Vilisa Morón

El 18 de octubre se celebra el Día de la Protección de la Naturaleza en todo el mundo, desde 1972. Y se supone que se deben evitar los riesgos y prevenir los daños; proteger los espacios naturales, aquellos que poseen valores singulares de vegetación, fauna y paisaje.

Sin embargo en Venezuela cada día se sigue perpetrando el ecocidio bajo la figura del denominado Arco Minero del Orinoco, la zona más rica en minerales de toda Venezuela; oro, cobre, diamante, hierro, torio y coltán son algunos de los minerales traficados que sostienen la estructura criminal de Nicolás Maduro, donde grupos terroristas, participan también de las graves violaciones de Derechos Humanos  a  la población venezolana y  que además atentan contra la seguridad y la paz del hemisferio y del mundo; así como contra el equilibrio de los ecosistemas.

La deforestación puede acabar con toda la vida al sur del Orinoco

La explotación del arco minero ha dejado una deforestación que, en corto tiempo, se convirtió en un ecocidio como se había alertado y denunciado por las ONG´s, científicos, ecologistas y parlamentarios.

En este lugar se localiza también una de las más grandes masas de bosques tropicales que existe en el planeta, que representa prácticamente el 80% de la superficie de bosques del país.

“Se están afectando los bosques ribereños, los morichales. Se están dejando cráteres con suelos descubiertos, desprotegidos de vegetación. También dejan cráteres con agua estancada, que está contaminada con mercurio, gasolina, con todos los desechos producto de la actividad minera”, apuntó la bióloga y ecologista Vilisa Morón a la Voz de América.

“Contamina nuestros peces y ríos afectando a comunidades indígenas y criollas  que se sirven de estos ríos. Estamos creando un problema regional, pues todo lo que sale del río Orinoco va al mar Caribe, está saliendo contaminado”, indicó la bióloga venezolana.

Foto: Descifrado

Asimismo, en Venezuela, el 74% del territorio está en riesgo “muy alto” de incendios forestales durante el mes de abril. La Global Forest Watch Fires reporta que entre el 9 y 16 de abril hubo 6.116 focos de calor y 30.309 alertas de incendios en el territorio venezolano. Por ejemplo, en el estado Aragua, en el centro-norte del país, más de 250 incendios forestales se han desarrollado en lo que va de año.

Según información aportada por la Dirección de Protección Civil, en el estado Miranda se registraron 37 incendios forestales y de estructuras, mientras que en Caracas se contabilizaron 15, la mayoría de ellos en el oeste, específicamente en las zonas de Montalbán, La Yaguara y la Cota 905, esto durante el mes de abril.

Foto: El Nacional

También los derrames de crudo en las costas Venezolanas han causado grandes afectaciones a la naturaleza y al ecosistema costero.

Durante el 2020 ocurrieron derrames de petróleo que han alcanzado a parques nacionales, arrecifes de coral y campos de cultivo. Destaca el Diario Tal Cual que, solo en agosto, y en menos de una semana, varios estados del país fueron afectados por grandes fugas de crudo: dos en Anzoáteguiuno en Carabobo y otro en Falcón. Uno de ellos es considerado uno de los desastres ambientales más graves en la historia venezolana debido al vertido de al menos 22.000 barriles de crudo que se extendió por 12,5 kilómetros en el mar, desde la refinería El Palito (estado Carabobo), e impactando cuatro kilómetros de costa y ocho de los 11 cayos que conforman el Parque Nacional Morrocoy (Falcón), un lugar turístico rico en manglares, arrecifes coralinos y una fauna especial y vulnerable como pelícanos, tortugas marinas y delfines.

Destaca el Diario que, las cifras oficiales de Pdvsa revelan que el volumen de crudo derramado entre 2009 y 2016 fue de 1.098.936 barriles. Cabe destacar que no hay más cifras actuales al respecto.

Foto: El Libertario

Acá un foro sobre los efectos de derrames petroleros en la biodiversidad, efectuado este 15 de octubre.

También, a todos estos factores que dañan la naturaleza, se le suman los embates propiciados por los seres humanos, los ciudadanos contribuyen a perjudicarla, teniendo “conductas ecocidas”, como por ejemplo destruyendo el hábitat de la fauna.

¿Cuánto cuesta en el mundo la destrucción de la naturaleza?

Uno de los grupos más grandes de seguros, Grupo Swiss Re, creó un Índice de Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas para advertir sobre los riesgos económicos por destrucción de la naturaleza. En total 39 países están en una situación muy frágil.

Con la destrucción de la naturaleza se pone en riesgo la industria pesquera, el agua que alimentan los lagos y sustentan la agricultura.

Comisión Presidencial para el Arco Minero del Orinoco y Ambiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *