Diputado De Grazia aseveró que afectación en hidroeléctrica del Guri también es consecuencia del extractivismo

El diputado y Comisionado Presidencial para el Arco Minero del Orinoco y Ambiente, Américo De Grazia, participó en el foroArco Minero del Orinoco – Destrucción Ambiental en Gran Escala. Raspando la olla”, organizado por el Movimiento Fuerza Ciudadana en Acción.

En su ponencia, manifestó que al Arco Minero se le llama “arco minero de la muerte” porque cubre gran parte de los estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, que juntos ocupan casi 500 mil kilómetros cuadrados, lo que equivale al 50% de todo el territorio nacional, ocupado por 5 países, China, Rusia, Irán, Turquía y Cuba.

También está el territorio ocupado por grupos terroristas, no sólo de secuestro sino de tráfico de drogas, con la presencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), Hezbolá y Hamás, que operan y tienen sus tentáculos en la zona, así como los pranes y colectivos, “todos ellos operan bajo un paragua del Cartel de los Soles, que, sin lugar a dudas, tiene una compañía anónima militar para la explotación de gas, petróleo y minas; y se llama Camimpeg, qué es la encargada de darle operatividad a las minas en el sur del Orinoco, para explotar oro, diamante y coltán, fundamentalmente.

Explicó De Grazia que los pranes fueron el primer eslabón de control social que se vio en las minas. “Los pranes aparecen en el 2006 con la misión de la reconversión minera, y se introducen en la zona a propósito de lo ocurrido el 26 de septiembre del 2006, cuando se produce la primera masacre en la zona indígena en el Alto Paragua, donde murieron 8 personas y fueron los militares quienes ejecutaron la masacre”, dijo.

Producto de eso, detalló el Comisionado, el régimen de Hugo Chávez conjuntamente con Francisco Rangel Gómez, gobernador  Bolívar, cambió la modalidad y le quitó ese trabajo a los militares, de manejar ellos las minas de manera directa, es así como inoculan a los pranes para que sean los operadores de las minas, y así poder justificar las masacres, diciendo que son enfrentamientos entre bandas.

En tal sentido, destacó que hay dos testimonios importantes respecto al tema, el del primer teniente José Leonardo Curvelo, del Ejército, que hoy está en el exilio (Portugal); y el del comisario general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), José  Gregorio Lezama.

“Estos dos testimonios están por escrito, presentados en la Asamblea Nacional en el año 2016 y también fueron presentados a la doctora Luisa Ortega Díaz y al entonces defensor del pueblo, que hoy usurpa el cargo de fiscal general, Tarek William Saab”, agregó.

Otros daños que genera el extractivismo

Toda esta actividad criminal también afecta a los parques nacionales y genera una ruina geológica y ambiental. “Por ejemplo el sur del Orinoco ocupa el 7% de la Amazonía venezolana, y los tres grandes ríos que nutren el Lago del Guri (Caroní, Paragua e Ikabarú), sostuvo”.

En este sentido, señaló que la crisis eléctrica de Venezuela no se debe solamente un problema de inversión, de mantenimiento o que se robaron los recursos, porque los tres grandes ríos que surten al Guri están afectados hidrográficamente.

El diputado sostuvo que en estos momentos el país no está capacitado para dar energía eléctrica porque la hidroeléctrica está afectada, esto conlleva a que “no hay capacidad para producir”, manifestó.

Agregó que además la actividad minera ha generado el retorno de enfermedades que se encontraban ya erradicadas en Venezuela, como la difteria, el sarampión, la fiebre amarilla, la tuberculosis. Y aseveró que esto es debido al desplazamiento de los pueblos indígenas, que hoy están siendo condenados a vivir en vertederos de basura y plazas públicas.

De Grazia indicó que el envenenamiento de las aguas es un problema del presente, y sumó el fallecimiento de 6 personas en Upata por consumo de agua envenenada.

Denunció también que a los pueblos indígenas los recolonizan y los obligan a pagar las medicinastransporte, gasolina y comida con oro.

Foto: CNN

Por otra parte, apuntó que en la página del Banco Central de Venezuela, “desde el año 2006, no se reflejan ingresos por diamantes, se explota el coltán pero no hay ingresos por concepto de ello, igual con el oro, sólo hay 300 kilogramos de oro mensual que se reportan al organismo. ¿Qué pasa con el resto de lo que allí se produce? Es allí donde vienen todos los caminos verde oliva y todo este entramado criminal, lo que nos hace sospechar que es una suerte de blasón que tiene el régimen para defenderse ante cualquier incursión que pudieran hacer aliados internacionales y bancarizar a Venezuela”.

Finalmente, el diputado propuso elaborar un plan de trabajo para las principales ciudades que no tienen agua y hacer sinergia con las organizaciones civiles, en tal sentido, instó a las ONG y organizaciones civiles a contactarlo a través del whatsapp, difundido en su cuenta de Twitter, para trabajar en conjunto.

Comisión Presidencial para el Arco Minero y Ambiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *