El régimen exporta minerales de sangre y también malaria a otros países de la región

Brasil, Colombia y Guyana son las naciones con más casos de malaria que llegaron de Venezuela desde zonas donde se ejerce la minería ilegal

Con la puesta en práctica del Arco Minero contra el Orinoco se han exponenciado enfermedades que habían sido controladas en el país.

Académicos resaltan que el problema de la malaria en el país es ya regional, debido a que en los últimos tres años entre 50% y 53% de los casos en la región provienen de Venezuela. El 90% de las afecciones que se diagnosticaron en Brasil son importados de nuestro país.

Muchos casos son por el flujo de personas desde BolívarAmazonas y Delta Amacuro, estados que representan el 60% del territorio nacional que están siendo depredados junto a su población.

En la región de Guayana han aumentado exponencialmente las enfermedades transmitidas por el agua y los mosquitos, comparten una extensa línea fronteriza con Colombia, Brasil y Guyana. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que en 2019más de 300.000 casos de malaria ocurrieron en Venezuela, de esos contagios, 10% ocurrieron en Bolívar; mientras que en Amazonas la enfermedad causó 21% de las muertes y 25% de los fallecimientos en Delta Amacuro.

Leopoldo Villegas, médico infectólogo y miembro de la Academia Nacional de Medicina, señaló que igualmente las enfermedades respiratorias agudasfiebre y diarreas se han incrementado en los últimos años, y afecta los estados Bolívar y zonas del Amazonas.

“La gente que emigra ha llevado ya los casos de malaria a los 23 estados, prácticamente ya en todo el país. Pero también, Venezuela es el principal país con la mayor carga de malaria en la región y las medidas de control han fallado. Se requiere de una estrategia clara y eficiente para combatirla”, dijo durante su participación en el foro Minería ilegal en el Escudo de la Guayana Venezolana, organizado por la Academia de Ciencias Políticas y Sociales.

De acuerdo a los datos aportados por Villegas, Brasil es la nación con más casos de malaria que llegaron desde Venezuela con 4.641 contagios, seguido de Colombia con 1.684, Guyana con 1.056, Ecuador con 23, Perú con 22, Argentina con 10 y Uruguay con tres casos. Destaca que se observa una reintroducción de la malaria no solo desde la parte sur hacia las zonas centrales y costeras del país, sino también la mayor reintroducción de malaria en el Continente.

“La crisis económica y social ha favorecido la movilización de muchas personas hacia las zonas mineras como una alternativa de ingreso, y ese gran proceso de migración interna y externa hacia el resto de los países de la región ha permitido la inseminación de muchas enfermedades. Venezuela tiene un sistema sanitario que no puede responder a las necesidades básicas de la población y controlar efectivamente las epidemias sin ayuda externa”, subrayó Villegas.

Recordó que existen en el país varias epidemias como la de sarampión, difteria, VIH, tuberculosis, malaria, tosferina, hepatitis y diarrea, pero adicionalmente se incrementaron casos de fiebre amarilla en 2019 y ahora COVID-19 en 2020. Destaca el Diario Tal Cual que, según datos oficiales, 33% de los casos de malaria en el país son de personas que trabajan en la minería, 17% son niños, 12% son indígenas y 1% son embarazadas.

“Las zonas tropicales del arco minero del Orinoco son áreas muy calientes con algunas zonas frías en las montañas, pero con las condiciones ideales para la transmisión de diferentes enfermedades que se transmiten a través de mosquitos (…) Esta situación no está desconectada de todo el país, existe una crisis humanitaria compleja y además en estos estados al sur de Venezuela es donde se encuentra la mayoría de la población se encuentra en pobreza extrema muchos de ellos con comunidades indígenas”, acotó Villegas durante su ponencia Minería y salud en el Arco Minero: una tormenta perfecta.

Asimismo, el académico agregó que de acuerdo a los estudios que se han hecho de las cifras oficiales y de los reportes propios de los casos de malaria en el país y de la OMS, se ha evidenciado que el número de casos es el doble de lo que reflejan los informes del Ministerio de la Salud.

Por su parte, la investigadora y docente de la Universidad Central de Venezuela (UCV), María Eugenia Grillet, señala que es muy complejo plantear un programa de control de malaria teniendo como la fuente original las áreas mineras. “Será difícil su erradicación mientras continúe la minería ilegal y la gente siga viajando hacia esas regiones y trasladándose hacia otros estados. No veo de qué manera se pudiera controlar esta y otras enfermedades en ese desorden que existe en el área”, apuntó.

Grillet manifestó que una serie de factores negativos han llegado a Venezuela que la colocan en “una tormenta perfecta”. En primer lugar, las modificaciones de las políticas mineras y de saneamiento ambiental; en segundo lugar, el conflicto entre mafias, guerrilleros y funcionarios militares; además de una crisis económica que ha llevado incluso a un tráfico de medicamentos antimaláricos desde Brasil, por la crisis de acceso a medicamentos en Venezuela.

Comisión Presidencial para el Arco Minero del Orinoco y Ambiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *