La guerra por el torio

En las guerras no solo resultan afectados los humanos, el medio ambiente es la víctima más silenciosa y silenciada. Millones de hectáreas de bosques son quemados, se contaminan o destruyen acuíferos, se envenenan los suelos y se sacrifican animales, ocasionando daños además a las comunidades originarias, las cuales no pueden desarrollar con normalidad su estilo de vida porque su hábitat queda destruido

Los conflictos armados en el sur de Venezuela han traído la desaparición de la biodiversidad y recursos naturales, desde el Arco Minero del Orinoco existe un financiamiento al terrorismo, por parte del régimen de Nicolás Maduro, a través de la extracción de minerales, especialmente el torio, empleado para elaborar armas de guerra.

La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el 6 de noviembre de 2001 como Día Internacional para la prevención de la explotación del medio ambiente en la guerra y los conflictos armados en su (resolución 56/4).

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), señala que al menos el 40% de los conflictos internos registrados en los últimos 60 años han tenido relación con la explotación de los recursos naturales, tanto por su “gran valor”, como la madera, los diamantes, el oro, los minerales o el petróleo, como por su escasez, como la tierra fértil y el agua.

Venezuela no escapa de esa realidad, la padecen día a día los pueblos indígenas ubicados al sur del país, quienes son víctimas de grandes violaciones de derechos humanos por parte de grupos armados que tienen el control de la extracción de minerales en el estado Bolívar.

En tal sentido, el comisionado presidencial para el Arco Minero y Ambiente, Américo De Grazia, señaló que durante el periodo de confinamiento por la pandemia de COVID-19 la actividad minera aupada por Maduro ha seguido, para mantener tanto a los altos funcionarios como a los grupos armados que les rodean y mantienen en el poder.

“La única explicación es la formalización del saqueo. Es más importante que el saqueo no se pare porque si se para, paran también los recursos para los saqueadores. Y los saqueadores están ávidos de oro, diamante, coltán y de mantener sus huestes, o sea, a sus grupos terroristas, paramilitares y violentos que comen todos los días. Le puede faltar la comida a un médico, a un maestro, y eso no le preocupa al régimen. Pero si le falta a uno de los pranes que administra la hacienda minera, eso se puede convertir en un motín armado”, apuntó el parlamentario.

De acuerdo con información recopilada por Runrun.es, oficialmente, Bolívar es el quinto estado con mayor cantidad de contagios de COVID-19 (2.026 al 21 de agosto), pero apenas ha reportado ocho muertes en cinco meses. El régimen de Maduro ha explicado que la alta cifra de enfermos corresponde a la cantidad de venezolanos con el virus que han ingresado a través de la frontera con Brasil. No ha mostrado cuántos hay en cada municipio y menos en el Arco Minero.

Fuente: Raisg

Torio para financiar el terrorismo

El régimen de Maduro otorgó a Rusia e Irán la explotación exclusiva del torio en Venezuela, un mineral estratégico para la construcción de misiles con el que se estaría financiando el terrorismo internacional.

El comisionado, De Grazia informó que tanto soldados rusos como iraníes de Hezbolá estarían a cargo de la explotación de dicho mineral en el parque nacional Canaima, declarado por la Unesco como patrimonio de la humanidad; esto a cambio de apoyo al régimen de Maduro.

Se suman las declaraciones de Daniel Pou, académico de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en República Dominicana, quien señaló que Venezuela está en manos de Rusia. “Moscú lleva el ritmo para recuperar una deuda millonaria que el país sudamericano tiene que pagarle. Obtener el pago en especie es importante para los rusos, porque si hay algo que es imprescindible para su desarrollo tecnológico son los elementos como el torio”.

También, Jorge Serrano, académico del Centro de Altos Estudios Nacionales de Perú, agregó que el régimen venezolano abrió las puertas a los rusos para la explotación del torio, con la esperanza de convertirlo en una nueva fuente de ingresos para el Estado. “Este acuerdo no es para defender a Maduro, es para conservar un país que los rusos consideran cabeza para obtener influencia económica, política y de seguridad en Latinoamérica”, dijo.

Asimismo, un reportaje de Miami Diario reveló que además de Rusia e Irán, China estaría interesada en acceder a concesiones mineras porque está terminando de construir una planta de energía de última generación cuyo combustible es el torio.

Planta de energía – Fuente: La Voz

Importancia del torio

El torio (Th) es un elemento químico radiactivo definido como un ‘combustible nuclear limpio’. Hay dos yacimientos de torio en Venezuela, el más grande está en el Cerro Impacto en el Amazonas, al sur y uno más pequeño en El Baúl, en el estado Cojedes en el centro occidente del país.

En 2006, una ponencia de los profesores Eduardo D. Greaves y Haydn Barros, pertenecientes al departamento de Física Nuclear de la Universidad Simón Bolívar (USB), situaba el torio entre los “principales prospectos uraníferos” de Venezuela.

El torio es más seguro y limpio que el uranio ya que no produce plutonio cuando se fusiona, tampoco desechos radioactivos, otra ventaja es que dado a que la presión en el núcleo es bajísima no produce accidentes radioactivos. Este elemento no puede ser utilizado para bombas nucleares.

Según el presidente de la Sociedad Nuclear de Venezuela (SNV), Leancy Clemente, “Venezuela podría estar en el quinto lugar del mundo con mayores reservas de torio“,  basa su afirmación en el estudio p realizado por la USB.  Esas reservas podrían utilizarse en reactores nucleares de torio durante al menos 300 años.

Estudios científicos dan cuenta que la energía del mineral torio es mayor que la almacenada en todo el uranio y los combustibles fósiles del mundo. Un kilo de torio equivale a 3 mil toneladas de petróleo.

La mayor concentración de Torio está ubicada en Amazonas, zona declarada como Área Bajo Régimen Ambiental Especial.

Torio – Foto: Miami Diario

Tal como expresa Clemente: “el torio es el futuro energético del mundo”, y para hacerse de este elemento, es necesario destruir el ambiente, y con ello violar los derechos humanos de las comunidades indígenas, algo que al régimen no le importa, y a quienes siguen operando para mantenerlo en el poder, tampoco.

Comisión Presidencial para el Arco Minero y Ambiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *